Blogg

  • Primera Vuelta - Elecciones presidenciales 2014

    26 maj 2014, 17:55

    Después de leer durante alrededor de una hora los status de la gente a la que le duele lo que sucedió, que sabe que lo que ha pasado va a destruir muchas vidas, que deja de lado el egocentrismo para dar un ápice de esperanza en favor a los demás metiendo su voto y ejerciendo el pedacito de libertad que el Estado liberal "regala" a los seres humanos cada cuatro miserables años, debo pedirles que no se rindan. Colombia es un país que nos necesita. Escapar a otros países sólo empeoraría la situación de toda esa gente que yo sé que a uds les duele en el alma. Uds, que saben que lo que pasó hoy es la verdadera hecatombe, son la gente que este país necesita. Nosotros somos la esperanza y el futuro de, inclusive, la gente que fue y muy alegremente votó por Alvaro Uribe Vélez. Ellos, adoctrinados o dirigidos a las urnas con mentiras, promesas o por intereses particulares, no saben cuanto mal han hecho a la gente que los rodea. Hay mucho por hacer. Irse a otro país en donde la comodidad se ha institucionalizado no va a servir de nada. Acá están sus raíces, su música, sus amigos y su gente. Y yo creo en que todos uds aun tienen mucha fuerza para que juntos construyamos un mejor futuro, no sólo para toda Colombia, sino para la humanidad.

    Y como diría Freddie Mercury:

    "Oh, we'll keep on trying
    'Till the end of time...'till the end of time!!"

    Un abrazo.

    Gustavo Adolfo Santamaría Peñaranda.
  • Carta de Tatanka Iyotanka a Franklin Pierce, décimocuarto Presidente de EEUU

    29 apr 2013, 02:21

    “El Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras. El Gran Jefe también nos envía palabras de amistad y buena voluntad. Apreciamos esta gentileza porque sabemos que poca falta le hace, en cambio, nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego y tomarse nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que dice el Jefe Seattle con la misma certeza con que nuestros hermanos blancos podrán confiar en la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables como las estrellas.

    ¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua. ¿Cómo podríais comprarlos a nosotros? Lo decimos oportunamente. Habeis de saber que cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada hoja resplandeciente, cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria y la experiencia de mi pueblo. La savia que circula en los árboles porta las memorias del hombre de piel roja.

    Los muertos del hombre blanco se olvidan de su tierra natal cuando se van a caminar por entre las estrellas. Nuestros muertos jamás olvidan esta hermosa tierra porque ella es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las fragantes flores son nuestras hermanas; el venado, el caballo, el águila majestuosa son nuestros hermanos. Las praderas, el calor corporal del potrillo y el hombre, todos pertenecen a la misma familia. “Por eso, cuando el Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras, es mucho lo que pide. El Gran Jefe manda decir que nos reservará un lugar para que podamos vivir cómodamente entre nosotros. El será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por eso consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Mas, ello no será fácil porque estas tierras son sagradas para nosotros. El agua centelleante que corre por los ríos y esteros no es meramente agua sino la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos estas tierras, tendréis que recordar que ellas son sagradas y deberéis enseñar a vuestros hijos que lo son y que cada reflejo fantasmal en las aguas claras de los lagos habla de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.


    Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ríos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras, deberéis recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y hermanos de vosotros; deberéis en adelante dar a los ríos el trato bondadoso que daréis a cualquier hermano.

    Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. Le da lo mismo un pedazo de tierra que el otro porque él es un extraño que llega en la noche a sacar de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermano sino su enemigo. Cuando la ha conquistado la abandona y sigue su camino. Deja detrás de él las sepulturas de sus padres sin que le importe. Despoja de la tierra a sus hijos sin que le importe. Olvida la sepultura de su padre y los derechos de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano el cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fuesen corderos y cuentas de vidrio. Su insaciable apetito devorará la tierra y dejará tras sí sólo un desierto.

    No lo comprendo. Nuestra manera de ser es diferente a la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace doler los ojos al hombre de piel roja. Pero quizá sea así porque el hombre de piel roja es un salvaje y no comprende las cosas. No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningún lugar donde pueda escucharse el desplegarse de las hojas en primavera o el orzar de las alas de un insecto. Pero quizá sea así porque soy un salvaje y no puedo comprender las cosas. El ruido de la ciudad parece insultar los oídos. ¿Y qué clase de vida es cuando el hombre no es capaz de escuchar el solitario grito de la garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor de la laguna? Soy un hombre de piel roja y no lo comprendo. Los indios preferimos el suave sonido del viento que acaricia la cala del lago y el olor del mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado por la fragancia de los pinos.

    El aire es algo precioso para el hombre de piel roja porque todas las cosas comparten el mismo aliento: el animal, el árbol y el hombre. El hombre blanco parece no sentir el aire que respira. Al igual que un hombre muchos días agonizante, se ha vuelto insensible al hedor. Mas, si os vendemos nuestras tierras, debéis recordar que el aire es precioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con toda la vida que sustenta. Y, si os vendemos nuestras tierras, debéis dejarlas aparte y mantenerlas sagradas como un lugar al cual podrá llegar incluso el hombre blanco a saborear el viento dulcificado por las flores de la pradera.

    Consideraremos vuestra oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, pondré una condición: que el hombre blanco deberá tratar a los animales de estas tierras como hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de conducta. He visto miles de búfalos pudriéndose sobre las praderas, abandonados allí por el hombre blanco que les disparó desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como el humeante caballo de vapor puede ser más importante que el búfalo al que sólo matamos para poder vivir. ¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales hubiesen desaparecido, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu. Porque todo lo que ocurre a los animales pronto habrá de ocurrir también al hombre. Todas las cosas están relacionadas ente sí.

    Vosotros debéis enseñar a vuestros hijos que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, debéis decir a vuestros hijos que la tierra está plena de vida de nuestros antepasados. Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñados a los nuestros: que la tierra es nuestra madre. Todo lo que afecta a la tierra afecta a los hijos de la tierra. Cuando los hombres escupen el suelo se escupen a sí mismos.

    Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia.

    Aún el hombre blanco, cuyo Dios se pasea con él y conversa con el -de amigo a amigo no puede estar exento del destino común-. Quizá seamos hermanos, después de todo. Lo veremos. Sabemos algo que el hombre blanco descubrirá algún día: que nuestro Dios es su mismo Dios. Ahora pensáis quizá que sois dueño de nuestras tierras; pero no podéis serlo. El es el Dios de la humanidad y Su compasión es igual para el hombre blanco. Esta tierra es preciosa para El y el causarle daño significa mostrar desprecio hacia su Creador. Los hombres blancos también pasarán, tal vez antes que las demás tribus. Si contamináis vuestra cama, moriréis alguna noche sofocados por vuestros propios desperdicios. Pero aún en vuestra hora final os sentiréis iluminados por la idea de que Dios os trajo a estas tierras y os dio el dominio sobre ellas y sobre el hombre de piel roja con algún propósito especial. Tal destino es un misterio para nosotros porque no comprendemos lo que será cuando los búfalos hayan sido exterminados, cuando los caballos salvajes hayan sido domados, cuando los recónditos rincones de los bosques exhalen el olor a muchos hombres y cuando la vista hacia las verdes colinas esté cerrada por un enjambre de alambres parlantes. ¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza la supervivencia….”
  • Rápida y corta reflexión

    16 apr 2012, 03:42

    A mí me gusta más como nosotros los ateos vemos la vida.
    Quienes creen en dios apenas la ojean y apresurada e inevitablemente todo lo concluyen en él. Nosotros los ateos, e incluso los agnósticos, la observamos detenidamente, incluso cuando a veces nos abrume, nos confunda o nos enfurezca; aun así la examinamos, la investigamos, la atravesamos y nunca la concluímos; pero siempre nos asombramos con todo lo que hemos visto y también con todo lo que hay para ver.
  • Carta a Gabrielito

    30 jan 2012, 01:37

    Mi sobrinito hermoso:

    Yo aun no te he conocido y te quiero muchísimo. Te doy la bienvenida al mundo, así como lo hacen las mil personas a las que les anuncié tu llegada en medio de gritos, aplausos y felicitaciones. Tú no alcanzas a imaginar la alegría que siento de saber que has nacido ahora después de haberte esperado tanto tiempo, por lo cual agradezco profundamente a tu papá Charlie y a tu mamita, hermosa que amo, Laurita.

    Entre lágrimas de felicidad te escribo lo siguiente:

    Sobrinito, te prometo que te voy enseñar todas las cosas bonitas que sé de la vida. Te voy a enseñar por qué, en primer lugar, las lágrimas son una expresión de todo lo maravilloso que nos hace ser seres humanos. Por qué esas gotas de agua salada nos conectan a nuestro entorno y cómo construyen lazos entre los seres que más queremos. Como tu mamita, mi hermanita divina por quien yo daría mi vida entera y que tuvo la fortaleza y la sabiduría suficientes para encontrar a un hombre altivo a quien llamarás papito, que es Charlie, quienes te encaminarán a los valores de la honestidad, el amor y la libertad; a quienes quiero y en este momento extiendo mi abrazo; quienes se aman verdadera y profundamente, y que han derramado miles de esas gotas para poder encontrarse y engendrarte a ti.

    Te prometo que te voy a enseñar por qué los seres vivos hemos nacido para encontrarnos y ayudarnos los unos a los otros. Cómo por miles de millones de años las distintas especies que habitan este planeta hemos caminado de la mano para garantizar la vida de todos, y como debe ser de ese modo. Porque, sobrinito, tú compartirás este mundo con miles de billones de seres existentes que se convertirán en tu responsabilidad, así como tu existencia y felicidad dependerá de ellos.

    También te prometo que te enseñaré por qué es conveniente decir la verdad, ya que la verdad es el valor de enfrentar el mundo tal como ha sido erguido, es el modo más valiente de mirar sin miedo a los ojos del destino, y es la única forma de construir vínculos inmortales con la gente que quieres, además de ser la verdad una de las compañeras inestimables del coraje, la fuerza y la libertad.

    Quiero enseñarte, sobrinito, por qué siempre debes luchar por el bienestar, no sólo de aquellos que te rodean, sino de todos los seres vivos y, específicamente, de los seres humanos, quienes al levantarnos entre las demás especies como la más poderosa gracias a nuestra naturaleza racional, hemos adquirido la responsabilidad y la obligación de velar por la bienandanza de los seres que habitan esta tierra. Tierra que pertenece a todos y no pertenece a nadie. Así que ten mucho cuidado, sobrinito, porque un gran poder acarrea una gran responsabilidad. Nunca permitas que dañen a los demás, la justicia es la hermana siamesa de la Libertad y cada vez que alguien permite que le hagan daño a otro, éstas hermanas son separadas de un modo tan violento y terrible, que pareciera que fueran arrancadas la una de la otra cercenando la dignidad de toda la especie humana.

    Te enseñaré el planeta tierra. El astro al que llegaste es un lugar hermoso, lleno de colores, sabores, olores y sensaciones diferentes. De hecho, lo que hace de este mundo un lugar tan maravilloso es la cantidad de diferencias que existen aquí, de modo que quiero enseñarte a nunca despreciar de ninguna forma la diferencia. La homogeneización y la supresión de esas diferencias son formas de expresar temor y cobardía ante el mundo, y tú, mi sobrinito adorado, serás siempre un hombre valiente.

    Te quiero enseñar muchísimas más cosas, como quien es Gokú, el significado de mi nombre, el significado de tu nombre, que los nombres tienen significados, por qué a veces me voy a reir de tu nombre, las películas de Volver al Futuro, a jugar Play Station, a manejar un computador, a teclear rápido, a hacer hidromiel, a cocinar, a dar un buen golpe, el por qué me gustan las guitarras eléctricas, el cine, a Piotr Kropotkin, a no considerar siempre cierto lo que te digan en el colegio o la TV, a pelear con los periódicos, a ser crítico, el por qué Emiliano Zapata es mejor de Simón Bolívar, a no temer a quienes dicen ser más fuertes, a querer siempre ser más fuerte, a proteger a los débiles, a querer a todo el mundo, a querer a los perros, a aullar como un lobo, a intentar siempre hacer las cosas y no simplemente comprarlas, a tener una conciencia limpia y un corazón puro, a Lemmy Kilmister, a llenarte las uñas de tierra negra, a sembrar fruticas, a abrazar, a saltar, a dibujar, a querer mucho a tus amigos, a hacer headbanging, a reírte mucho, a conversar, a gritar, a arriesgarte, a hacer un kame hame ha o una genki dama, a no arrepentirte, a ser feliz, a caminar siempre hacia adelante sin detenerte. A vivir.

    Te enseñaré eso y mucho más.

    Te quiero mucho, mi sobrinito.

    Atte
    Gustavo Adolfo Santamaría Peñaranda, tu tío.
  • Estereosexual

    15 jul 2011, 21:42

    El reciente surgimiento y la multiplicación de grupillos simpatizantes de ideas de derecha han encendido debates que, aunque siempre han estado vigentes en el país del sagrado corazón, debieron haberse ya superado mediante el diálogo directo y un manejo político creativo con miras a la construcción social del bienestar de toda la población. Sin embargo la base social de Colombia, la juventud, ha adoptado en los últimos años una posición reaccionaria frente a la situación irremediablemente diversa que implica vivir.

    Con argumentos históricamente desgastados, claramente monótonos y varias veces desmentidos mediante el continuo devenir de las ideas, señalan la diferencia y la tildan de antinatural, ignorando con esta conducta los sacrificios que nuestra especie ha hecho para abandonar su orgullo exacerbado e injustificado para conducirnos a la autocrítica y admirar el inapreciable valor de la vida. La juventud debería ser la causa de una renovación social dirigida a preservar ese fin, no la representación de la ranciedad y la podredumbre de una sociedad culturalmente estancada.

    La promoción que los medios le han prestado a estos grupos ha evidenciado la desubicación en la cual se encuentra sumergida la juventud en este país. No andan valientemente hacia el frente, sino que se han dedicado a cultivar y alimentar cuanto miedo y cuanta fobia ha aparecido en el mundo para quebrar y hacer retroceder al espíritu humano. Entre tantos temores han adoptado uno que es especialmente ridículo: la homofobia.

    Para condenar el homosexualismo, algunos acuden a argumentos que reafirman la mística autoridad de la iglesia católica, actualmente cuestionada a partir de los incontables escándalos de los cuales ha sido protagonista. Otros, más libres aunque igualmente dominados, alegan que dios prohíbe el homosexualismo; y otros, torpemente desafiantes, simplemente lo consideran un desorden de algún tipo y lo tildan de antinatural. Todos los justificantes de la promoción al odio de la población gay coinciden en un punto: todos son producto de la ignorancia y el miedo.

    El homosexualismo no es el resultado de ningún tipo de desorden genético, social, sicológico, etc. como lo han hecho ver ciertos sectores, y las creencias religiosas de cada quien no tienen cabida en el debate de lo social y de lo público, en donde no se trata de imponer los derechos de las mayorías sobre el de las minorías, sino de la socialización de proyectos de más acogida para la preservación de los derechos de todos. Es por eso que es tan sorprendente la reacción de sectores juveniles -tristemente de derecha- que apelan a su derecho democrático de libre expresión y se indignan cuando se habla de respetar las voluntades de dos seres que se aman sólo porque son del mismo sexo. Pero he aquí una noticia, queridos niños, el homosexualismo es un fenómeno perfectamente normal.

    El homosexualismo es producto, al igual que el derecho natural, de la naturaleza racional del ser humano. Algunos lo consideran antinatural porque en otras especies los individuos no mantienen relaciones homosexuales y hay quienes lo califican de contranatural porque no tiene como resultado el germen de un nuevo individuo y la continuación de la especie. El problema con los anteriores argumentos es que no tienen en cuenta que, a diferencia de las demás especies, el ser humano ha trascendido por medio del raciocinio la necesidad de mantener relaciones sexuales con el mero fin de reproducirse, reemplazando en algunos casos esa finalidad con el placer (yo no le veo nada de malo, la vida misma ha de ser placentera); mientras que al mismo tiempo el crecimiento de nuestro cerebro, la complejidad de nuestras sociedades y el desarrollo de nuestras culturas ha derivado en la creación de tipos y expresiones estéticas mucho más complejas que las de las demás especies, que resultan en deleites más avanzados, en algunos casos la preferencia por el queso emmental suizo sobre el roquefort (o como a mí que no me gusta el queso), y en otros casos el gusto de personas de un género por otras personas del mismo género. Natural.

    La “tolerancia” ha sido el horrible producto de una sociedad interrumpida por la ignorancia. Siendo esto algo tan evidente, ¿Cómo es acaso posible que se hable de “tolerar” ciertas conductas como si tuvieran algo de malo? ¿Los homosexuales, quienes para algunos están “del otro lado”, entonces “toleran” el hecho de que los demás sean heterosexuales? Qué será después, ¿la gente a la que le gusta el queso “tolerando” a la que no le gusta? Ridículo.

    Dejemos de “tolerar” y pensemos en “asumir” que vivimos juntos y que estamos vivos, y que los demás comparten con nosotros esa condición. Pensemos en continuar un mundo para todos, y no en marginar y en intentar eliminar lo que hemos hasta ahora construido por medio de las cosas que nos hacen seres humanos. Después de todo estamos vinculados en la misma tierra por antepasados comunes con todo lo que está vivo, y por esa misma razón estamos todos llamados a preservar para todos la justicia, la libertad y la vida, así que sean conscientes de eso.

    Cualquier opinión será bienvenida.
  • DEFINITIVAMENTE

    10 jul 2011, 20:37

    Composición actual de un Gustavo:

    Agua, azúcar, extracto de té, acidulante (ácido cítrico-E330), regulador de la acidez (citrato trisódico E331iii) y saborizante natural.

    Actual composition of a Gustavo:

    Water, sugar, tea extract, acidulant (citric acid E-330), buffer (sodium citrate-E33iii) and natural flavors.

    -fin- the end -
  • experiencia y pasión

    11 jun 2011, 02:21

    "La Palabra experiencia viene del latín experiri, probar. La experiencia es en primer término un encuentro o una relación con algo que se experimenta, que se prueba. El radical es periri, que se encuentra también en periculum, peligro. La raíz indo-europea es per, con la cual se relaciona primero la idea de travesía y, secundariamente, la idea de prueba. En griego hay numerosos derivados de esa raíz que marcan la travesía, el recorrido, el pasaje: peirô, atravesar; pera, más allá; peraô, pasar a través; perainô, ir hasta el final; peras, límite. Y en nuestras lenguas todavía hay una hermosa palabra que tiene ese per griego de la travesía: la palabra peiratês, pirata."

    Larrosa, Jorge. "La experiencia de la lectura". cap. 3 "Experiencia y Pasión". pp 94-95.
  • NO OLVIDAR!

    23 maj 2011, 03:46

    Este 29 de Mayo, conminen a sus familiares y amigos que tengan sus cédulas inscritas en La Candelaria a votar en la consulta LIBERAL a las Juntas Administradoras Locales - JAL - por el número 8, GUSTAVO BECERRA, Precandidato a la dignidad de Edil para impulsar proyectos de protección del medio ambiente, autogestión, economía solidaria, eventos culturales, memoria histórica, defensa a los derechos culturales, mitigación de los efectos socio-económicos del plan centro, amparo a los trabajadores de la localidad, atención a la seguridad y protección a los derechos ciudadanos del lado de toda la comunidad mediante el fomento a la comunicación y a la participación de ésta.
    Domingo 29 de Mayo, día de votar por Gustavo para la JAL.

    atte
    Gustavo Adolfo Becerra Castro
    PreCandidato Liberal a Edil de La Candelaria
    Número 8 en el Tarjetón

  • Para los habitantes y visitantes permanentes de La Candelaria

    7 maj 2011, 15:24

    En la Candelaria es necesario desarrollar proyectos que estén dirigidos al progreso socio-económico de sus habitantes. La Candelaria recibe a miles de personas diariamente que trabajan y/o estudian aquí. Además de ser un importante destino turístico y cultural de Bogotá, es un lugar que relata por sí mismo la historia de toda Colombia.
    En coherencia con lo anterior, adelantos en materia de seguridad son imprescindibles para el progreso de la localidad, pero la criminalidad no es en sí misma el problema fundamental en seguridad de la Candelaria. La falta de oportunidades genera necesidades no satisfechas de algunas personas que las llevan a cometer delitos para sobrevivir. Y eso no es justo.
    Proyectos de auto-gestión, de dignificación social, de reincorporación y de humanización de la situación son la piedra angular de cualquier proyecto que se quiera impulsar en materia de seguridad. Usted puede capturar y penalizar a todo individuo que haya cometido un delito, pero si la pobreza, la miseria, la marginalización, la desigualdad, la eliminación de oportunidades, los ataques físicos y sicológicos y el rechazo a un grupo social o económico se siguen dando, eventualmente nuevos problemas de crimen y violencia estallarán más temprano que tarde.
    El plan centro es un proyecto ambicioso que tiene como meta el mejoramiento infraestructural de algunas zonas de La Candelaria, sin embargo somos conscientes de que tiene impactos negativos en la economía de los habitantes de la localidad, razón por la cual los proyectos presentados para ésta deben estar dirigidos a la, si no paralización del plan centro, mitigación de las consecuencias socio-económicas de su ejecución.
    Éstos proyectos han de estar adecuados a un proyecto red que haga coherente el desarrollo social, económico y ambiental de la Localidad. ¡Y a eso es a lo que Gustavo Becerra le apuesta!
    -Vamos a impulsar la construcción de duchas comunitarias en La Candelaria. Es indignante que los habitantes de la calle tengan la necesidad de asearse en los espejos de agua del eje ambiental, ya éstos están bastante sucios y es increíble que en pleno siglo XXI un ser humano en una ciudad capital se esté bañando en un charco sucio con todos los problemas en salubridad que ésta situación puede desencadenar para ellos. Hay que adelantar ese proyecto.
    -Algunos árboles de la localidad están muy enfermos y esto tiene un altísimo impacto en los niveles de contaminación del aire. Tenemos que tejer lazos con las universidades que están en nuestra localidad y aledañas para que junto a las facultades de biología construyamos un proyecto de regeneración ambiental de La Candelaria, para curar a los árboles enfermos y reemplazar los árboles muertos por nuevas plantas.
    -Vamos a construir un proyecto de reforestación de toda la Candelaria. Las facultades de gestión y desarrollo urbanos de las Universidades de La Candelaria nos ayudarán a ejecutar un proyecto así si se los pedimos. Es increíble que aun habiendo espacio para la instalación de nuevos árboles y plantas, que ayudan a descontaminar el ambiente, éstos no se han sembrado. Hay que puyar para que nuevos árboles sean sembrados en cada zona que se pueda.
    -En las grandes ciudades que se han levantado como símbolo del progreso y el desarrollo humanos, se ven plantas productoras de alimento en las calles. ¿Cómo es que no nos damos cuenta que la comida crece en los árboles? Vamos a impulsar la creación de brigadas de educación en cultivos urbanos para que, en red con el proyecto de reforestación de La Candelaria y con la participación de la comunidad, manzanos, durazneros, cerezos, limoneros, naranjos y otros árboles llenen de color y prosperidad a la localidad.
    -Los artistas y artesanos de la localidad hacen parte del encanto que trae turistas a La Candelaria, sin embargo no han sido creados espacios para su participación en el desarrollo económico y cultural de la localidad, razón por la cual han ocupado zonas que no son adecuadas para realizar sus labores. Debemos encontrar sitios correctos y herramientas para que nuestros artesanos y artistas puedan trabajar sin que la movilidad y la comodidad de los habitantes y personas que van y vienen a nuestra localidad sea afectada.
    -Debemos defender a quienes tienen sus negocitos hace muchos años en La Candelaria, algunos de ellos existentes a través de generaciones, y que pueden llegar a ser afectados por la ejecución del plan centro. Deben primar los derechos de la ciudadanía sobre los intereses económicos de quienes van a construir su negocio en La Candelaria con el plan centro.
    -Debemos apostarle a la profesionalización de la policía en la localidad. Resulta incómodo que un joven por ser joven, un habitante de la calle por ser habitante de la calle, un reciclador por ser reciclador, un indígena por ser indígena, entre otros, sean objeto de sospecha por parte de las autoridades y sus derechos se vean afectados por su condición de ser humano. No, eso no es tolerable.
    -Hay que incrementar el pie de fuerza de la policía en La Candelaria y desarrollar nuevos planes de acción para ésta. Patrulleros permanentes en las zonas limítrofes entre barrios, más patrulleros en las zonas comerciales y no en motos, pues generalmente los patrulleros motorizados van entre calles muy rápidamente y no pueden hacer un reconocimiento completo de la situación de seguridad en una zona.
    Éstas son las iniciativas que mediante prácticas solidarias llevarán a la Candelaria a convertirse en una localidad moderna, cultural, en la cual los derechos colectivos son respetados y en donde se respirará un ambiente de seguridad, comodidad e historia. Por supuesto que cualquier idea suya será tenida en cuenta!!
    Este 29 de mayo de 2011 vote por Gustavo Becerra, precandidato Liberal a Edil de La Candelaria, número OCHO en el tarjetón. ¡Y no olvide inscribir su cédula antes del 22 de mayo! En La Candelaria en los puestos de votación asignados, el más popular al frente de la alcaldía.

  • Resumen de la situación política del país en una frase

    25 nov 2010, 05:37

    Simplemente me marcó:

    "No me gustaba Santos porque era una persona traidora y desleal, capaz de volteársele a quien fuera para lograr sus objetivos. Pero ahora me gusta Santos porque es una persona traidora y desleal, capaz de volteársele a quien sea para lograr sus objetivos."

    Hilarante.
    Les recomiendo la columna completa, disponible en:
    "Memorias de un ex-verde, por Daniel Samper"