• Wilco. Teatro Circo Price. Madrid (1 noviembre 2011)

    2 nov 2011, 10:02 av galko00

    Mar 1 Nov – Wilco + Jonathan Wilson

    Fotos, setlist, crónica completa y más cositas en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/11/wilco-2011-teatro-circo-price-madrid.html

    Empezar un concierto con una canción de doce minutos es una temeridad sólo apta para quienes no tienen prisa por llegar a destino alguno. Eso es exactamente lo que dura la preciosa e intimista One sunday morning, canción que cierra el último álbum de Wilco, The whole love, y que anoche, así de primeras, dejó ojipláticas, mudas y sin capacidad de respuesta a las 2.000 personas que abarrotaban el madrileño Teatro Circo Price. Alguien aúlla, algún otro grita "¡te queremos!". Se genera un sentido aplauso, pero pronto el respetuoso silencio se adueña de nuevo del recinto.
  • Coldplay. Las Ventas. Madrid (26 octubre 2011)

    27 okt 2011, 15:01 av galko00

    Mie 26 Oct – American Express Unstaged: Coldplay

    Fotos, video completo, setlist y más cositas en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/10/coldplay-2011-las-ventas-madrid.html

    Y al final llovió. Poco, pero llovió. No lo suficiente como para empañar la propuesta colorista y grafitera de unos Coldplay globales, pero el cielo se abrió. Desde Madrid hasta el resto del mundo en directo vía Youtube, por obra y gracia de Anton Corbijn para los que no estuvieran en el coso madrileño. En total fue poco más de hora y media en la que Chris Martin y los suyos presentaron su quinto álbum de estudio, 'Mylo Xyloto', y reclamaron su liderazgo con un infalible y eufórico pop de estadio del siglo XXI.

    Amados y odiados a partes iguales, es en directo donde las canciones de Coldplay crecen musculosas y hacen sentir que los problemas puntuales son insignificantes. Porque durante los noventa minutos que dura un concierto miles de personas entran en las urgencias de los hospitales sin saber qué será de ellos, miles de parejas rompen, miles de empleos se pierden y miles de personas mueren.

    Al mismo tiempo, durante esos mismos noventa minutos también miles de bebés nacen, miles de parejas se abrazan y miles de personas celebran sus cumpleaños con Fantas, gusanitos rojos y canciones. Y ahí es exactamente, en la luminosidad y la esperanza, donde la épica de Coldplay entra a todo trapo para encarar la vida juntos, emocionados y coreando con los brazos en alto. Viva la Vida. No hay en el mercado coros más infalibles que estos.

    Comenzó la noche con el ubicuo Mario Vaquerizo dando la bienvenida al personal cual Lina Morgan melenuda embutida en cuero, dando paso a un interminable video de los cuatro Coldplay charlando con Anton Corbijn. Una vez superados ambos trámites, 'Hurts Like Heaven', 'Yellow', 'In My Place', 'Major Minus', 'Lost' y 'The Scientist'.

    Para entonces el público, luciendo chubasquero o paraguas en mano, andaba ya entregado a la causa coreando cualquier cosa, alzando sus brazos, sonriendo, abrazándose, brindando. Una 'spider cam' sobrevuela las cabezas de las primeras filas mientras Chris pregunta si "hay alguien ahí" y se disculpa por su "fucking terrible spanish". Muchos clichés rockeros, efectivos todos ellos.

    Con un sonido notable, suenan también 'Violet Hill', 'God Put a Smile Upon Your Face' y 'Paradise' (con su aura a Roxette y sus coros en plan David Bisbal). Es entonces turno para un breve set acústico en el centro de la arena, pero sin solución de continuidad vuelve la maquinaria a plomo con 'Charlie Brown', 'Politik' y 'Viva la Vida', tema mega épico que pone Las Ventas del revés gracias al empuje de un público que siempre está dispuesto a dar un poquito más.

    En la pausa para los bises siempre hay tiempo para debatir sobre U2 y las posibilidades reales que tienen estos cuatro chicos de ocupar su lugar. No será por ahora, pues Bono y compañía no están tan despistados, pero el 'run run' es cierto que cada vez es más potente. Al final es el típico secreto a voces, pero también es verdad que el momento no termina de llegar.

    Lo que sí llega es un tramo final infalible con 'Clocks' y 'Fix You'. La gente de detrás del escenario sigue bailando más, mucho más, que el resto de la grada. Chris Martin pinta 'Madrid' con un corazón en el punto de la letra i. Perfectamente calculado, es entonces cuando suena 'Every Teardrop is a Waterfall' y se acaban las polémicas sobre el 'Ritmo de la Noche'. Los 17.000 asistentes mueven las caderas sin prejuicios ni reproches.

    Y siguen moviéndolas mientras Chris Martin, Will Champion, Jonny Buckland y Guy Berryman se marchan para no volver. Un concierto efectivo y bombástico. Corto también. Le faltaron al menos dos canciones para ser tan redondo como el ruedo de Las Ventas. Pero el público, voluntarioso, eufórico y emocionado, no tuvo mayor problema y volvió a poner su parte. Los coros épicos de 'Viva la Vida' aún resuenan por los pasillos del coso madrileño.
  • Barón Rojo. Palacio Vistalegre. Madrid (22 octubre 2011)

    24 okt 2011, 22:40 av galko00

    Sab 22 Oct – Barón Rojo, "Concierto Fin de Gira 30 Aniversario"

    Fotos profesionales, crónica completa y setlist en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/10/baron-rojo-2011-palacio-vistalegre.html


    Este fin de semana la peseta es la única moneda de curso legal en Carabanchel, y la litrona en el banco del parque la única bebida posible. Si devuelves la botella vacía el bodeguero te obsequia con 25 pelas por tu civismo, aunque desconfíe de tus melenas. Tu madre, ya abuela, lleva toda la vida pidiéndote que te cortes el pelo, aunque ya comprendió hace mucho tiempo que esa es una batalla perdida. De hecho, hoy tú tienes las de ganar porque estás de celebración con tu gente y es un día grande para el rock español de los últimos seis lustros. Y es que la formación original de Barón Rojo cierra en la capital su exitosa gira de reunión y desde el mediodía los alrededores del Palacio Vistalegre dan fe de ello...
  • Amaral. Palacio de Congresos. Zaragoza (6 octubre 2011)

    22 okt 2011, 15:21 av galko00

    Jue 6 Oct – Amaral
    Fotos, setlist y más cositas en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/10/amaral-2011-palacio-de-congresos.html



    Tres minutos de aplausos en pie y quince de reloj firmando lo que haga falta y fotografiándose con propios y extraños. Básicamente, con propios. Suena Moon river, de Henry Mancini, mientras alguien del público grita: "Ven, corre, colgamos esto [la foto de marras] en cero coma [dios sabe dónde]". Segundos antes han llegado varios ramos de flores hasta el escenario, tanto para Eva como para Juan. Al fin el público se ha levantado, ha aplaudido y ha coreado, perfectamente ordenado desde sus butacas, por el deleite de dos horas de un concierto de Amaral que acaba de concluir. Estamos en Zaragoza, en el la presentación del disco Hacia lo salvaje.

    "¡Buenas noches, maños!", gritó Eva nada más finalizar Hacia lo salvaje, primera de la noche y primer sencillo de su nuevo álbum homónimo, número uno en ventas con más de 30.000 ejemplares despachados en su primera semana, algo milagroso en los tiempos que corren. "Sabemos que sois los primeros que fueron a por las entradas. Para vosotros es especial, pero para nosotros lo es aún más", planteó la cantante después de arrancar el primer recital de una serie de cinco que, desde el día 6 hasta el 10 de octubre, van a ofrecer en Zaragoza. A 1.400 personas por noche, te salen 7.000 personas en total. Y se están planteando para la próxima primavera probar en el Pabellón Príncipe Felipe (también en Zaragoza, su ciudad natal), al menos dos noches, a 5.000 cada una.

    Pero volvamos al lugar que nos ocupa, el Palacio de Congresos, un recinto frío que, en un primero momento, parecía haber contagiado su gelidez a los asistentes. Y cuando empezabas a sospechar que nada especial iba a ocurrir, ay, Moriría por vos puso al público en pie. La voz de Eva lo llena absolutamente todo y dirige la noche hacia donde haga falta. Estrella de mar sonó a New year's day, de U2, de una manera tan obvia que incluso su intérprete paseó entre el público a lo Until the end of the world -tema de Achtung baby, también de U2, que cumple ahora 20 años-, como siempre hizo, hace y hará Bono. En plan chulesco pero muy humano. Repentinamente, todo el mundo tenía una cámara con la que inmortalizar su alma, aún pasajera.

    Amaral tocó todas las canciones (12) que componen su sexto disco de estudio, Hacia lo salvaje. Recibidas con más o menos entusiasmo, sonaron por encima del resto las guitarras de Esperando un resplandor, Montaña rusa o, ya en los bises, Como un martillo en la pared. Más allá de "la máquina del trueno", como Juan definió a su incontrolable y problemática pedalera de guitarra, gustaron especialmente la sublime Riazor y la entrañable Cuando suba la marea.

    Las puertas del infierno, No sé qué hacer con mi vida y una Big Bang en plan ZZ Top cerraron una parte del concierto que fue de menos a más, y que paró en seco con la bonita pero tal vez prescindible Robin Hood. Ahí Juan se equivocó con la introducción y se puso mohíno hasta que Eva terció con un lapidario "te queremos igual". El público seguía sin arrojarse contra el escenario cuando sonó Cómo hablar, una de las canciones más coreadas de la noche.

    Ni bailongo ni desenfrenado, el respetable quiso, sin embargo, intercatuar, y lo hizo a la brava. Gritando y que sea lo que dios quiera. Se escucharon cosas como: "Me gusta tu vestido" o "cántate la jota de Moriría por vos". Después de un diálogo básicamente raro sobre este último asunto, Eva recordó que estaban en casa, "en familia", y pidió un aplauso para su técnico de sonido, Miguel Tapia. Bien merecido.
    Después de una presentación más que notable de En solo un segundo, pausa para los bises y vuelta a la carga con Kamikaze, que puso, esta vez sí, al tímido público sobre sus butacas e incluso correteando en los vomitorios. Todos contamos los unos con los otros, eso está meridianamente claro, igual que uno no es nada sin el de la izquierda y el de la izquierda nada sin el de la derecha. Si no las agarras bien las llaves de casa se caen al suelo, curiosamente sin hacer ruido. Y encima quedaba un bis al grito cuasi unánime de "¡olé, maños, olé!".

    La gente gritó y gritó y coreó y reclamó: "¡Que hable Juan, que hable Juan!". Insistieron un poco, no mucho, hasta que el seriote se quitó el pinganillo y explicó la movida: "Es que estáis hablando todos a la vez". La carcajada general solapó la explicación de aquel músico que no podía escuchar porque estaba centrado en sus guitarras, no muchas, todas ellas Gibson, preciosas. "No, ya en serio, estamos muy agradecidos por la acogida del disco. Queríamos tocar en sitios pequeños, aunque esto no es tan pequeño", planteó, ante la nueva risotada general.

    Como un martillo en la pared no es precisamente la canción más acertada de su último trabajo, pero al menos resultó suficientemente eléctrica para afrontar el tramo final con la mega coreada El universo sobre mí y la definitiva Revolución. Han pasado exactamente dos horas, 24 canciones, algunas penurias sónicas para Juan, y muchas emociones a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, donde y sobre las tablas. Apenas dos horas antes sonaba la Velvet Underground con un mensaje claro: All tomorrow's parties. ¿Y las fiestas de hoy, quién las cuenta? Quedan cuatro días de Amaral y empiezan los pilares...
  • Second. Teatros del Canal. Madrid (20 octubre 2011)

    22 okt 2011, 15:19 av galko00

    Jue 20 Oct – Second en Madrid

    Fotos, setlist y más cositas en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/10/second-2011-teatros-del-canal-madrid.html


    Se rumorea por la Plaza de Las Flores que cada vez que hay un vuelo en oferta entre San Javier y Manchester hay cinco tipos que compran todos los pasajes con la intención de apropiarse de todo lo que en el antro británico se cuece. Claro que de un tiempo a esta parte, aparte de la vuelta de Stone Roses, las peleas de los putos Gallagher, los desvaríos de Peter Hook y los goles del apátrida Kun Agüero, poca cosa se cuece por allí, pero ellos siguen viajando a comprobarlo erre que erre, no sea que se les pase algo.

    Esos tipos son, oh cielos, los mismísimos Second, quienes anoche se plantaron en los Teatros del Canal para presentar de nuevo en Madrid las canciones de su más que notable 'Demasiado Soñadores', quinto álbum de estudio de una banda que tendría que estar ya llenando pabellones por toda España. No les va mal, pero no hay justicia en esto. Free Second, hombre ya.

    Antes de empezar, un buen detalle: es un teatro con butacas pero la gente no se sienta, sino que espera el comienzo en pie. Así sí, joder, así sí. Así tantos conciertos en teatros como queráis. Lo que no puede ser es que salga una banda dándolo todo y la gente permanezca sentada dándose palmaditas en la rodilla siguiendo el ritmo. Eso es un insulto. Y como ayer no sucedió, estamos contentos. ¿Estamos?

    Abren con 'Mañana es Domingo' y la boca nos sabe instantáneamente a ron con coca cola light. Todavía no estamos preparados para descubrir los domingos sin resaca, simplemente despreciamos esa posibilidad. Suenan bien, algo de eco en la voz, pero bien. Muy bien, de hecho, apabullando y marcando musculitos, a lo grande. Impresionan los teatros, con esos escenarios tan grandes, todo tan bien preparado, todo tan en su sitio. Sobra el fondo con 'Conciertos Retratos Mahou', pero ellos organizan, ellos pagan, ellos marcan.




    'Demasiado Soñadores' y 'Muérdeme', lujo total, pop épico intenso en plan U2, Coldplay, Joy Division, Depeche Mode, lo que quieras. Describir a Second a estas alturas sería otro inmerecido insulto más, así que no. Te vas al Spotify y te los pones en plan intensivo. Si te lo curras mucho hay quien asegura que luego te cruzas con ellos por las calles de Madrid (verídico) y se produce una especie de loca catarsis. Por si acaso, no cantes 'Psicopático' frente al espejo de tu baño, por lo que pueda suceder. Cosas más raras se han visto.

    Tocan por petición popular varias canciones no habituales y la cagan antológicamente en 'De Buenos Aires'. A Sean se le pira y todos van tras él por el precipio en plan Thelma & Louis. Se disculpan y queda gracioso después de todo. Lo arreglan encadenando las emocionantísimas 'Rincón Exquisito' y 'N.A.D.A.'. ¿Sabes? No hay nada más extremadamente cruel que hacer esperar a quien te quiere sólo porque sabes que lo hará. ¿Y sabes? El amor no existe para hacernos felices, existe para demostrarnos cuanta capacidad tenemos de soportar el dolor.

    Pero no, no nos pongamos intensos, mejor 'Autodestructivos', lo cual para nosotros, todo sea dicho, no es en absoluto algo distinto. Acaba con una explosión absoluta la primera parte del concierto antes de un acústico que queda resultón. Un acústico como tienen que ser, con guitarras sin electrificar pero con la batería a tope. Ese es el punto ideal, no creemos en los acústicos marcados por maracas y panderetas. Recuperan aquí viejas tónadas de cuanto en inglés lo intentaban, como 'Sometimes' y 'Her Diary'. 'En El Viaje' suena lumínica y a 'Tu Alrededor' lo que le falta es un coro gospel de negratas. Porque el público, aún voluntarioso, no lo clava.




    Un viaje rápido al exterior para beber de un trago una cerveza -algo imposible en las butacas por culpa de esas cancerberas infernales disfrazadas de acomodadoras- y una recta final con 'Más Suerte', 'Invisible', 'Watching the Moon' (demostración inapelable de contundencia) y la siempre sudorosa 'Rodamos', que lleva al entregado personal, en su mayoría femenino, eh, a colocarse ante el escenario y en los pasillos, lejos de sus butacas. Lejos del orden, lejos del dolor. Porque sabes, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional. O no.
  • Loquillo. Fiestas de La Elipa. Madrid (17 septiembre 2011)

    19 sep 2011, 21:47 av galko00

    Sab 17 Sep – Loquillo

    Fotos, videos y setlist en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/09/loquillo-2011-fiestas-de-la-elipa.html

    Y como si de una profecía de Nostradamus se tratara, marcharon todos los barrios sobre La Elipa. Huestes acudiendo perfectamente pertrechadas desde Carabanchel, Orcasitas, Opañel, Las Rozas, Aluche, Vallecas, Herrera Oria, Prosperidad, Plaza Castilla, Villaverde... faltaron a última hora las columnas de La Fortuna y Las Tablas, pero fueron convenientemente suplidas desde Móstoles. También hubo adhesiones fortuitas ya sobre el terreno, siempre en la caseta del PCE, a 10 euros tres minis. Todos con la firme inteción de convertir el último sábado del verano en algo que mereciera la pena recordar.

    Loquillo lo pone fácil, pues aunque se supone que su gira de treinta aniversario era durante 2010 (cuando le vimos en Aluche y en La Riviera), lo cierto es que meses después sigue poniendo sobre la mesa sus canciones más incontestables. Ni rastro hubo en esta ocasión de su nuevo material, ese que verá la luz el próximo 4 de octubre bajo el título de 'Su nombre era el de todas las mujeres', y del que ya circula estos días un primer video de adelanto, ''Political Incorrectness'. Visto lo visto, casi mejor.

    Mejor más que nada porque una verbena a las puertas del cementerio más grande de España a lo mejor no es el mejor lugar para presentar un disco dedicado a la poesía de Luis Alberto de Cuenca. No sabemos si Loquillo será supersticioso, pero buen rollito esto no da en cualquier caso. No fuera que durante alguna de estas nuevas canciones salierar volando uno de los brazos de El Pulpo y tuviéramos que recordar este sábado por otros motivos bien diferentes a los que solemos. Mejor levantarse el domingo exhausto y sin dinero que con siete costillas menos por aplastamiento, en el mejor de los casos.

    Fanfarronea Loquillo cuando afirma que no hay nadie mejor que él sobre un escenario en el rock español. Fanfarroea y miente, pero aunque lo sabe, lo dice. Es un chulo pero es nuestro chulo. No podemos tolerarlo porque creemos que ese privilegiado lugar es para Carlos Tarque. Pero la cosa es que aparece sobre el escenario y algo pasa, algo se revuelve entre la concurrencia, algo pasa, no hay indiferencia, hay carisma ahí arriba. Joder es el puto Loquillo, no vamos a descubrir América a estas alturas. Su imagen de armario empotrado llena el escenario, algo no especialmente complicado en esta ocasión, pues el lugar es más bien coqueto, por decirlo de una manera, no sé, coqueta.

    'En Las Calles de Madrid' abre la noche y se despliegan las banderas. El sonido es bueno, es potente, gracias en buena medida al brillante trabajo que Jaime Stinus e Igor Pascual hacen con las guitarras. La camiseta de Fernando Martín en los Blazers preside la parte trasera del escenario como fetiche necesario. Todo fluye mientras la gente se va apretando en las primeras filas y el botellón a las puertas de la necrópolis de La Almudena se hace exponencialmente más y más masivo. 'Línea Clara', 'Rock n' Roll Actitud', 'Arte y Ensayo'...

    'Memoria de Jóvenes Airados' suena a clásico, porque Loquillo sigue haciendo clásicos aunque ya no tenga presencia constante en las radiofórmulas. 'El Hombre de Negro' y poco después 'El Rompeolas', primer auténtico clasicazo de la noche a partir del cual ya todo rueda con naturalidad hacia el climax en una imparable e incontestable sucesión de éxitos que ya todo el mundo corea feliz. ¿Te acuerdas de cuando vimos a Loquillo en La Elipa tío? Oh sí, lo pasamos genial aquella noche, ¿en qué año fue? Hummm... Bueno da igual, el caso es que sí y esto ya nadie nos lo puede robar.

    Por si faltara poco, suenan 'Las Chicas del Roxy', una de nuestras preferidas y que si perteneciera al segundo lustro de los ochenta sería imprescindible. Acaba el concierto con 'Autopista' pero aún faltan los bises más incontestables del rock en español, eso sí se lo vamos a conceder en esta ocasión. Primero con recuerdo a Burning, que siempre serán de La Elipa, y a Johnny Cifuentes y Pepe Risi, con quienes Loquillo asegura que paseó por estas calles, seguramente nocturnamente, hace ya un puñado de años. Después de no dejar muy claro qué hace una chica como tu en un sitio como este, 'La Mataré', 'Feo Fuerte y Formal', 'Ritmo de Garaje', 'Rock n' Roll Star' y 'Cadillac Solitario'. Mucho más que rocanrol. Mucho más.

    El nuevo disco casi está ya aquí, pero Loquillo está disfrutando esta parte como el enano que no es, se nota, se ve. Con este repertorio sólo cabe pasarlo bien, la edad de las canciones en este caso no importa. La edad de nadie importa, hay niños entregados a la causa con vehemencia, y sesentones que pasaban por allí y miran como un ciervo deslumbrado por los faros de un coche en una comarcal de Ciudad Real. Eh, pero se quedan, eh pero menean las caderas, eh pero incluso dan palmas, bravo, chachi que sí. Hay papás y mamás con niños en carritos que te piden, porfa si puede ser, que tengas cuidado para no derramarles las cervezas por encima, adorable precocidaz. Se acaba, se hace corto, Loquillo nunca nos falla y nos despedimos cantando el 'You'll Never Walk Alone' de Gerry and The Peacemakers voz en grito, feliz colofón incluso para los del botellón.
  • MTV Beach. Madrid Río (1, 2 y 3 septiembre 2011)

    5 sep 2011, 10:01 av galko00

    Jue 1 Sep – MTV Madrid Beach

    Fotos y más cositas en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/09/mtv-beach-2011-madrid-rio.html


    Gallardón es una condena pero si hay algo que es de recibo agradecerle es haber ideado con su mente enferma un lugar como Madrid Rio. En su cabeza no estaría ni por asomo que otro ente enfermizo como la MTV montara un festival de música (MTV y música juntos, pavor) gratuito, pero si este fin de semana has estado en esta ciudad tu obligación era disfrutar de esto. Te gustara la oferta más o menos, pero nada igual que estar alrededor del río Manzanares unas noches de verano disfrutando de cervezas y conciertos con la gente por la que darías la vida. Y con todos los que te encuentras por casualidad, que no son pocos, también, venga.

    Mira, estoy de vacaciones y soy incapaz de escribir nada con un mínimo de sentido porque no me quiero centrar. Levanto la vista según escribo esto y me encuentro con una araña patilarga en el techo. ¿Quien apuesta un euro a que ni me levanto? Y mientras, todo a la vez, pienso que lo mejor del MTV Bitch ha sido Mario Vaquerizo poniendo Dancing With Myself de Billy Idol. Y lo afirmo porque es lo que Juan me gritaba al oído anoche mientras yo me quejaba del frío y de que no había sido capaz de prever la pertinencia de sacar a pasear mi chupa de cuero. El año pasado estuve en Las Vegas y tocaba Billy Idol. No fui. Mal, lo siento. Y Mario se dedica a cambiar cds como cualquier colega borracho en tu casa cuando agarra el Youtube o el Spotify. No hay más.

    El sábado en el festival este era el momento del pop mierder. A No Way Out no les vi, también lo siento. Miss Caffeina me gustan mucho, no son nada mierder y lo que temo es que les terminen encasillando con bandas melifluas y fofas con las que no tienen nada que ver. Son mucho mejores que la media, son infinitamente mejores que El Pescao, que es quien tiene la pasta y quien moja bragas. Y voy a confesar ahora mismo que me lo pasé bien en su concierto. Y también confieso que vi a El Canto del Loco en unas fiestas del PCE en 2004 creo. Y mira pues esa de que haces que se me pasen las horas y que salga el sol y todo eso me gusta porque en cierto modo me hace feliz. No me hace feliz que al terminar tengan coreografía ensayada con los Ramones, pero bueno, está todo tan desvirtuado que es irremediable.

    Pero retomando erráticamente, Miss Caffeina, sí, eso, pues que tienen canciones como Lisboa, Mi Rutina Preferida o Ley de Gravitación Universal que merecen mucho la pena, y si estuviéramos en otra época en la que se valoraran las canciones y no las gilipolleces estos chicos ya serían mucho más de lo que son, que no es poco ahora mismo. Luego sale Mario Vaquerizo y te pone a Blondie o a The Killers mientras se rocía con perfume y mueve la melena y te das cuenta de que es perfecto para la MTV porque no es nada pero al mismo tiempo es divertido. Es la crisis de valores personificada, pero luego viene el Papa y bien que aplaudís. Somebody told me. Y encima pagais a los bancos.

    El viernes el rollito era la música electrónica y en realidad poco puedo aportar porque mucho caso no hice. Eso sí, estaba hasta arriba de gente, incluso al otro lado del río con sus botellitas, sus hielitos y sus bolsas del Opencor. ¿El resumen de la noche? No te pongas una camiseta de El Fary si no quieres que la gente te hable sin parar. Eso sí, el titular de la noche me lo dio un espontáneo en la cola para los baños: El Fary es dios pero los Zombie Kids son unos salvajes. En el DCode nos gustaron más, fueron más rockeros (también era más tarde, y eso siempre influye), pero siempre son un valor seguro para quemar zapatillas. Delorean están guay, pero me resulto imposible prestarles atención real y pienso que no les reconocería si sonaran en un ascensor entre la primera y la segunda planta de una pensión en agosto en Écija.

    Eh, puse de mi parte, pero no era el momento, como tampoco lo fue en absoluto para Japanese Popstars. Pero es que como he dicho no había otro sitio mejor para estar en Madrid esa noche aunque fuera de lejos. The Casters, por su parte, me gustaron, seguramente porque son una gente divertida, que incluso sube a chavalitas jovenzuelas (joder, todas iguales, no había maneras de diferenciarlas, rollito generacional excesivo) a bailar y dices, eh, vale, está bien, al final se trata de esto. Ya lo decían los que inventaron el rocanrol, simplemente se trata de hacer que ellas bailen.

    El jueves comenzó temprano y muy rápido, como demasiadas veces. Así las cosas, Nothink estupendos, muy bien. Mi cuñado tiene cincuenta años y allí le planté y sólo acertaba a decir cosas como joder estos molan, me gustan. Asintamos todos. Ciertamente molan mucho y si te gustan los Foo Fighters, déjate de leches, tienen que gustarte Nothink. Luego no me vengas con que la música española es peor. A lo mejor tu eres el que realmente no sabe lo que dice y yo pierdo mi tiempo escuchándote. Triángulo de Amor Bizarro pues ya sabéis, ruidismo bruto, que si My Bloody Valentine y Sonic Youth. Tienen al menos dos temazos incontestables pero veremos si pasada la moda que ahora son entre la pandilla indie barriobajera luego queda algo. Merecen la pena, eh, y tienen ya fieles acérrimos, muchos. Luego Fucked Up, si sabéis algo de ellos ya sabéis lo que fue así que no os lo voy a contar porque en ese rato nos dio por acordarnos del chico de San Diego que se ahogó en el río hace unos meses, pobre, y la cosa se nos fue de madre. Y la araña sigue ahí.
  • Judas Priest + Motörhead + Saxon. La Cubierta. Leganés (30 julio 2011)

    31 jul 2011, 21:24 av galko00

    Sab 30 Jul – Epitaph Tour 2011 (Sold Out)

    Fotos, setlist y más cositas en
    http://cort.as/15ZW


    Por donde pasa la gira Epitaph no vuelve a salir el sol. Por donde pasa la gira Epitaph no vuelve a crecer la hierba. Por donde pasa la gira Epitaph no queda una maldita virgen incorrupta. Y atención, pregunta: si tienes que cruzarte en un infecto y oscuro callejón del Raval con Rob Halford, Lemmy Kilmister o Peter 'Biff' Byford, ¿a quién elegirías? ¿Quién te haría menos pupita? Tres de los tipos más peligrosos del heavy metal reunidos en una plaza de toros a las afueras de Madrid ante 10.000 fanáticos. ¿Es o no es como para ir con chaleco antibalas debajo de la camiseta negra de rigor?

    Ya desde la lejanía podía verse la columna de humo ascendiendo hacia el cielo. Ya desde Carabanchel podían oírse los gritos de pánico de las madres tratando de salvar el honor de sus criaturas, mientras los padres dudaban si hacer lo que se esperaba de ellos o unirse a la devastación de la especie humana. En lugar de alejarnos, por supuesto, vamos hacia el epicentro perfectamente uniformados para dejar claro cual es nuestro bando, con la intención de comprobar y sentir cómo de cerca está en esta ocasión Leganés de ser engullida por el infierno. Pasada la medianoche cabría la posibilidad de que a La Cubierta se la tragara la tierra con todos sus insoportables bares dentro. Oh, eso sí sería de justicia.

    Y es que la que este 30 de julio de 2011 se ha montado en este lugar es de las que hacen historia, con Saxon, Motörhead y Judas Priest compartiendo escenario uno tras otro. De nuevo akelarre jevata en el sur de Madrid apenas quince días después de que Iron Maiden y otra decena de bandas arrasaran el cercano Cerro de los Ángeles. Esta pequeña extensión de tierra no era tan heavy ni en los tiempos en que Enrique Tierno Galván se colocaba desde el salón de plenos de la capital y Barón Rojo tocaban en festivales europeos. Se comenta que la movida comenzó cuando uno de los asistentes pronunció esta temeraria frase: "Yo una caña sí me tomaba". Después de ahí delirio y descontrol.

    Delirio y descontrol de puntualidad inglesa. Curioso y sorprendente comprobar cómo el público estaba ya abarrotando el recinto desde antes del inicio de la primera actuación, la de Saxon. No hay en esta ocasión tiempo para seguir en los bares calentando motores, hoy el personal ha venido a ver los tres conciertos y está predispuestísimo para darlo todo desde que el balón comience a rodar. La parroquia heavy es la más fiel de todas y este sábado de nuevo lo ha vuelto a demostrar, pues no cabía ni un alfiler en La Cubierta. Complicado hacerse con una entrada de última hora. Ambientazo contagioso, calor, mucho calor, sudor, cuernos, guitarras, meneos de cabeza, domingo de tortícolis y recuento de moratones. Domingo de silla de ruedas.

    Y salen los Saxon y el delirio de las calles de Leganés se ha trasladado a la plaza de toros. El sonido, una de las principales preocupaciones de este lugar, comienza decente y poco a poco mejora. Es aceptable, menos mal. Al menos en la arena. Que la cubierta esté parcialmente abierta ayuda a evitar los rebotes. Desde el escenario la banda desgrana un repertorio ganador con momentazos como 'Wheels of Steel', 'Heavy Metal Thunder', 'Crusader', 'Strong Arm of the Law', 'Motorcycle Man', 'Denim and Leather' y 'Princess of the Night'. Para abrir la tarde, la cosa no ha salido en absoluto nada mal.

    Sin solución de continuidad la plaza se viene abajo cuando Lemmy aparece sobre las tablas con su icónica imagen, cienes de veces imitada aunque nunca igualada. Es el jefe de todo esto y tralla al respetable sin piedad al frente de esa apisionadora que es Motörhead. El sonido se hace un poco bola, pero tras darle unas cuantas vueltas al final se traga. Pero es que ser el técnico de esta banda tiene que ser un papelón complicado. Mezclar todo esto a esos niveles tan brutales no es un trabajo precisamente sencillo.

    Cumplieron perfectamente el guión esperado y repitieron el repertorio que vienen defendiendo últimamente, dejando para el final esas leyendas sónicas que son 'Ace of Spades' y 'Overkill'. Ambos dos son de esos momentos que cualquier persona humana tendría que vivir al menos una vez en su vida. Son momentos de revelación espiritual en los que todo el absurdo cobra sentido. Minutos en los que comprendes para qué estás en el mundo. La grada alza los brazos extasiada y en la arena los apretones y los empujones se disparan exponencialmente. Ah, felicidad cavernícola. Esto sí, chicos, esto sí.

    Para entonces ya están más que amortizados las diez mil pelas de la entrada. La noche podría acabar aquí y ya habría sido todo un planazo. Pero resulta que aún quedan más de dos horas del mejor metal. Porque Judas Priest son, junto a Iron Maiden y Scorpions, los reyes, los dioses de todo esto ochentero que tan grande fue y que aún se mantiene gracias a un público que no sabría vivir de otra manera. Y sale Rob Halford con sus pintas y dices guau, ahí le tienes. Acojona. Icono tras icono esta noche, demasiado fuerte para muchos.

    Suenan 'Rapid Fire', 'Metal Gods', 'Heading out to the Highway'. Suenan muy bien, potentes, duros. ¡Esto es heavy metaaaaaaal! No está KK Downing pero resulta que Richie Faulkner es un sustituto más que solvente y que nos recuerda, seguramente estúpidamente, a Randy Rhoads. Desgranan los temas y viajamos años atrás, a los tiempos del Studio Rock, los bajos de Argüelles, el Canci, el Disco Cross. Los 10.000 asistentes lo cantan absolutamente todo. Se les nota que también están haciendo sus propios viajes astrales, se están reencontrando con su última esencia.

    Por fin suena 'Turbo Lover', que será una pastelada y todo lo que queráis, pero para mi el concierto se acaba ahí, en mi preferida. Todo el fin de semana cantándola. Y sí, vale será gay y tal, pero es un himno metalero de estadio perfecto. Halford hace cantar mucho al público, se dosifica, pero cuando quiere lo peta a tope. El espectáculo fluye con suavidad gracias a unas canciones que lo soportan todo, de manera que los músicos ni si quiera tienen que esforzarse. El paso de los años no perdona, pero Judas Priest siguen ofreciendo mucho más que casi todos los demás.

    Y es que tienen 'The Green Manalishi', 'Breaking the Law' (vendémelo cantado a coro) y esa bestialidad que es 'Painkiller' y que provoca miles de caras de satisfacción. Casi éxtasis. Mucho niño entre el público alucinando en colores. La grada puesta en pie. Muchas guitarras imaginarias llegaron a sonar milagrosamente. ¿Es eso posible? Sí, lo es y punto. Los bises son incontestables con 'Electric Eye', 'Hell Bent for Leather', 'You've Got Another Thing Coming', y se cierran con la fiesta definitiva del 'Living After Midnight'. canción con miles de historias detrás, todas ellas siempre noctámbulas y cervezeras.

    El público se retira no feliz, sino lo siguiente. Han sido más de cuatro horas de excelencia metalera. Una lección magistral de cómo se hacen las cosas. Sin salirse del guión en ningún caso, todo ha sido así porque así ha sido siempre y así tiene que seguir siendo. Una noche de menos a más pero que ya empezó muy arriba gracias a Saxon, y que se disparó con la furia de Motörhead. Nos vamos por ahí y en la rotonda de Butarque nos adelanta una moto escupiendo fuego y con Rob Halford enseñando el dedito al resto de conductores. Nadie le discute, todos achantamos. Tu eres el metal, chato.
  • M-Clan. Escenario Puerta del Ángel. Madrid (25 julio 2011)

    26 jul 2011, 15:02 av galko00

    Lun 25 Jul – M-Clan

    Setlist, fotos y consideraciones varias en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/07/m-clan-2011-escenario-puerta-del-angel.html

    Está por confirmar si Carlos Tarque, tal y como él mismo asegura, aprendió a cantar en una calle sin luz. Se desconoce pero, por favor, que nadie dé aviso al ayuntamiento de turno, que nadie arregle esas farolas, que descataloguen esas bombillas. Es preciso que siga cantando a tientas desde la penumbra. Y si cualquiera que quiera llamarse cantante se topa con una lámpara maravillosa de esas con genio incorporado, que no desperdicie sus tres deseos: cantar como Tarque, moverse como Tarque y tener una banda que suene como M-Clan...
  • Low Cost Festival. Benidorm (21-23 julio 2011)

    24 jul 2011, 23:43 av galko00

    Jue 21 Jul – Benidorm Low Cost festival

    Fotos consideraciones varias y crónica de cada día por separado en:
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/07/low-cost-festival-2011-benidorm_25.html


    Hay que ver cuan diferente es la ida de la vuelta. Es por eso que tan peligrosa es la gente que está de vuelta de todo. A la ida hay animosas conversaciones sobre micropenes, sobre Camps, sobre el Levante general, mientras suenan Fuel Fandango, Vetusta Morla, Supersubmarina, The Darkness, Buckcherry, Eli Paperboy Reed... hay ganas de festival aunque Benidorm acojona. Repentinamente aparece en el horizonte como una trepidante Atlantic City de ciencia ficción. Ya estamos en Benidorm Hell Town y nos adentramos en un empacho de música en directo que incluso termina por hacerse difícil de digerir.

    En tres días hemos sido capaces de ver a Maika Makovsi, Eli Paperboy Reed, Eric Fuentes, Vinila Von Bismark & The Lucky Dados, The Pains of Being Pure at Heart, Lori Meyers, Fangoria, Supersubmarina, Vetusta Morla, Mika, OK GO, Sidonie, Dos Bandas y un Destino, CatPeople, Cut Copy, Delafé y Las Flores Azules, Love of Lesbian, Mando Diao, L.A., Standstill, Cosmonauta, The Tiki Phantoms... Podríamos y querríamos haber visto aún más, pero por unas razones o por otras al final esto es lo que queda. No sabemos si hemos visto más conciertos que los chicos de Second, que por allí de público también andaban, quien sabe.

    Queda la duda de quien tiene el cetro de rey del indie patrio, si Vetusta Morla o Love of Lesbian (al menos a nivel de capacidad de convocatoria la contienda está igualada), y quedan muchas preguntas abiertas más, como por ejemplo por qué Mika pierde hasta cinco aviones y finalmente la policía tiene que escoltarle desde el aeropuerto de Alicante para que llegue a Benidorm tan sólo cinco minutos antes de la hora de su actuación (pagada a 150.000 euritos nada menos). Y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, de paseo por allí incluso.

    Constatamos una vez más lo mucho que nos gustan las canciones de L.A., lo divertidos que son Lori Meyers, lo rockeros que suenan Supersubmarina en directo, lo buenos que son Dos Bandas y Un Destino, la proyección que tienen los amigos de Cosmonauta, lo bien que lo pasamos con la electrónica a partir de ciertas horas... y además hemos tenido la fortuna de disfrutar en directo de dos de nuestras canciones preferidas de los últimos años, 'Radio' de CatPeople y 'Dance With Somebody' de Mando Diao. Y hemos sobrevivido tirando de oficio nocturno, de saber estar de alterne a pesar del cansancio, disimulando y dando lo mejor. Son muchos años ya en esto.

    Con el hotel a 500 metros del festival según Google, nos hemos acostado cada noche con la música literalmente metida en nuestra cama, y nos hemos despertado con las pruebas de sonido de Vetusta Morla y de L.A. entre otros, algo que siempre anima a afrontar un nuevo día. Y uno que pensaba que a los festivales se iba básicamente a beber cervecitas y resulta que nos hemos puesto gochos a bocatas de panceta, de ternera, de chorizos criollos y de costillas. Y de 'miguelitos' a altas horas de la madrugada en la terraza del quinto piso con vistas a la Ciudad Deportiva Guillermo Amor y a Terra Mítica. Con vistas casi a Shout Out Louds, a los que desde allí vimos.

    Y se nos muere Rober de los Porretas, y el sábado Amy Winehouse. ¿Qué hacías tu el día que se murió Amy Winehouse? Este es uno de esos instantes que no se borran ya, cuando te llega la noticia al móvil y tu estás por las calles de Benidorm camino del hotel después de degustar un cubatita vespertino en el mejor local de toda la ciudad, el Home of Blues, en primera línea de la playa de levante. Absolutamente recomendable para los rockeros, en serio, aunque la máquina de dardos hace trampas para que ganen las chicas.

    Pero como ya estos días hemos ido comentando nuestras impresiones sobre este Low Cost, ahora lo que hacemos es recopilarlas en este único post, al que de paso añadimos unas cuantas fotos. No son gran cosa porque nos preocupamos más de la música que de las imágenes, pero quedan como testimonio y prueba del tiempo que hemos pasado viendo conciertos. A la vuelta nadie quería escuchar música en el coche, pero se nos cruzó en el camino la emisora de radio de UGT Castilla-La Mancha que resulta que pone unos temazos que da gusto. En serio, no es coña...





    JUEVES

    Montar una discoteca móvil en las siempre salvajes calles de Benidorm en temporada alta no tiene por qué ser necesariamente complicado. Pero si cuentas con Fangoria como reclamo en realidad es un uno fijo en la quiniela gracias a su gira de grandes éxitos que abarca desde los Pegamoides hasta sus más recientes composiciones, pasando, por supuesto por Dinarama.

    “Benidorm es uno de nuestros paraísos”, gritó Alaska, embutida en unos trajes no ya pequeños, sino xs, terribles, al poco de comenzar su actuación, plato fuerte de la jornada inaugural de la edición de este año del Low Cost Festival. Y en ese preciso instante los astros se alinearon para montar una discoteca kitsch ochentera tal vez en el lugar más apropiado del planeta para ello.

    No se dejaron ni una en el tintero: ‘Un Hombre de Verdad’, ‘Bailando’, ‘Quiero ser Santa’, ‘Rey del Glam’, ‘Cómo pudiste hacerme esto a mi’, ‘Criticar por criticar’, ‘No sé que me das’, ‘Perlas ensangrentadas’, ‘Ni Tu Ni Nadie’ o ‘A quien le importa’. Siempre con versiones renovadas para actualizar el sonido (un tanto machacón) al siglo XXI, con Nacho Canut manejando todo desde un segundo plano.

    Pero como la televisión aún sigue teniendo un incalculable poder, uno de los momentos más aplaudidos no fue realmente una canción, sino la aparición en el escenario de Mario Vaquerizo, cual Paquirrín con Isabel Pantoja, para hacer de palmero durante apenas un minuto en mitad de ‘Perlas Ensangrentadas’. Gritos, carreras hacia el escenario y cámaras fotográficas al aire demuestran que la revolución tal vez sí está siendo televisada.

    Unas siete horas antes, todavía con el sol cayendo a plomo sobre la ciudad, fue Maika Makovski la encargada de abrir el festival con sus melodías pop intesas y oscuras. Un gran contraste con su sucesor sobre las tablas, el soulman Eli ‘Paperboy’Reed, que hincó las rodillas en el suelo al menos en media docena de ocasiones y que puso a bailar incluso a los que pasaban por allí para vender refrigerios al personal. Sonido de vieja escuela perfectamente actualizado. Esto es el verano, esto es lo que nos gusta.

    En romería hacia el escenario Stereo el público pudo encontrarse con un Eric Fuentes que puso la nota más rockera de la noche. Y mientras Vinila Von Bismark & The Lucky Dados inundaban de rockabilly y glamour el escenario pequeño, The Pains of Being Pure at Heart hacían lo que mejor saben hacer en el LCF: desgranar melodías de pop rock noventero tan certeras como ‘Young Adult Friction’ para regusto de treinteañeros nostálgicos.

    Con la medianoche llegó el turno de quizás los verdaderos triunfadores de la jornada inaugural, los granadinos Lori Meyers, que congregaron a más público que nadie. Un público disfrutón que cantó las canciones de principio a fin, y que se enervó realmente con ‘Mi Realidad’, ‘Alta Fidelidad’, ‘Luces de Neón’ o ‘¿A-Ha han vuelto?’. El éxito, ya se sabe, al final es culpa de la gente.

    La jornada llegaría a su fin con unos Supersubmarina que aparecieron en el escenario pasadas las tres y media de la madrugada y que sonaron muy rockeros. Tras dar las gracias a los maratonianos que aún estaban prestos a escucharles, desgranaron nuevas canciones como ‘Kevin McAllister’ o ‘Puta Vida’, aunque se centraron en su exitoso disco ‘Electroviral’. La respuesta del gentío sólo puede indicar que los de Úbeda están en franca progresión de cara al futuro.

    VIERNES

    Los madrileños Vetusta Morla eran el gran atractivo de la segunda jornada del Low Cost Festival y apenas seis minutos demostraron el motivo. Concretamente en los seis minutos que dura la canción con la que abrieron, ‘Los Días Raros’, un perfecto tratado de intensidad contenida inicial, rematado con una explosión de épica coreable y potencia inusitada. Un puñetazo en la mesa para dejar al público con la boca abierta.

    Un público fundamental en el éxito del concierto debido a su absoluta predisposición a cantarlo y aplaudirlo todo. Primero las canciones del último disco de la banda, ‘Mapas’, pero sobre todo las del exitoso ‘Un Día en el Mundo’. Sonaron ‘Copenhague’, ‘Valiente’, ‘Un Día en el Mundo’, ‘Sálvese quien pueda’ y ‘La Cuadratura del Círculo’, mientras todo el festival se congregaba en torno al escenario principal. Este es su momento, pero lo más inquietante es que da la impresión de que Vetusta Morla aún están lejos de tocar techo. Son un fenómeno de límites impredecibles y eso acojona. ¿Lo más potente desde Héroes del Silencio? Bueno, comparten letras indescifrables, pero a lo mejor es pronto aún para compararles.

    ¿Qué hacen Vetusta Morla encabezando festivales de moda? Pues llevárselo de calle. Hoy por hoy no hay nada peor para un grupo que coincidir con los madrileños en horario en un festival. Ayer esta papeleta fue para los reivindicables Sex Museum y CatPeople (llegamos a tiempo de disfrutar con ese temón que es 'Radio'), que se las vieron y se las desearon para llamar la atención del gentío. Un poquito de suerte tuvieron gracias a que la actuación de Vetusta Morla se quedara en unos escasos ochenta minutos. Supieron que el concierto principal había acabado cuando vieron desde sus escenarios riadas de gente acercándose a ellos.

    La tarde había comenzado a las 19:45 horas con la actuación de Sidonie, quienes también reunieron a numerosos seguidores, frescos como rosas a esas horas, y que aparte de repasar lo más destacado de su cancionero, dedicaron un tema a Micah P. Hinson y Tachenko, recientemente accidentados por las carreteras españolas entre concierto y concierto.

    Cuatro gatos literales esperaban poco después y en otro emplazamiento a Dos Bandas y Un Destino (nombre para la unión de Los Coronas y Arizona Baby) para un concierto que empezó muy frío pero que terminó llamando la atención de todo el que pasaba por allí gracias a ese sonido fronterizo que emparenta a Texas con los pasodobles de Soria. Y como la cosa iba de versiones, sonaron Dick Dale, Black Sabbath, Grateful Dead y Dead Kennedys. Allí el que no bailaba es porque no quería tener amigos. Por eso los de abajo bailaron y los de arriba sonrieron al fin.

    Ok Go protagonizaron otra de las actuaciones importantes de la noche, basada en sus éxitos de pop energético y excentricidades varias, tales como tocar un tema casi ‘a capella’ con toda una escala de campanitas de todos los tamaños o cantar una acústica en mitad del público. Gustaron mucho pero repartieron público casi a partes iguales con Delafé y Las Flores Azules, quienes mantuvieron viva la consigna del baile sin fin y la maquinaria que no se para, a pesar de los problemas vocales de Delafé, motivados por los resfriados veraniegos. Las trompetas de la muerte sonaron a pesar de todo.

    Un público ya no tan fresco recibió con los brazos abiertos a Mika ya bien pasada la medianoche en su única fecha española de este verano. Resulta curioso cómo un artista no precisamente independiente y que a priori podría no encajar con facilidad en este festival convenció con un espectáculo de pop fresco, divertido y tan luminoso que incluso barrió definitivamente la amenaza de lluvia que sobrevoló las cabezas de los más de 15.000 asistentes durante toda la jornada. Se metió al respetable en el bolsillo con un sorprendente dominio del castellano y unos falsetes imposible, y lo puso todo patas arriba con ‘Grace Kelly’ y ‘Love Today’, confirmando que la falta de prejuicios lo hace todo más fácil y disfrutable.

    El cansancio de dos jornadas maratonianas ya era patente en buena parte del público que aún se mantenía en pie (muchos habían desertado ya) cerca de las cuatro de la madrugada para bailar, y ahora sí que bailar, con el set de pop electrónico de los australianos Cut Copy, en boca de todos estos últimos meses gracias al éxito de su álbum ‘Zonoscope’, y culpables en parte de ese revisionismo de sonido sintético de los años ochenta. Y aunque parezca increíble, miles de personas bailaron y continuaron bailando y seguramente más de uno siga todavía bailando horas después porque en Benidorm la música ni se para ni es una baratija de bajo coste. No, no se vende en esas trepidantes y horribles tiendas de souvenirs playeros. No por dios.

    SÁBADO

    Técnicamente no fueron los últimos, pues la música continuó hasta cerca del amanecer, pero Love of Lesbian y Mando Diao cerraron en cierto modo la edición de este año del Low Cost Festival, que desde el pasado jueves se ha estado celebrando en Benidorm a razón de unos 15.000 asistentes por jornada.

    Los primeros, con un considerable éxito de público, ofrecieron una actuación de poco más de una hora con un repertorio elegido previamente por sus fans en internet. No faltaron, por tanto, canciones tan conocidas como ‘Club de fans de John Boy’, ‘Allí Donde Solíamos Gritar’, ‘1999’, ‘Incendios de Nieve’ o ‘Algunas Plantas’, con la que cerraron.

    En estado de gracia como están, el concierto de Love of Lesbian fue un auténtico karaoke colectivo casi más propio de un público adolescente que treinteañero, pero es que lo suyo está a un paso de dejar de ser indie. Canciones cantadas de principio a fin con desatada vehemencia, coros, bailes y aplausos sin fin en un escenario principal abarrotado.

    Los de Santi Balmes anunciaron que están trabajando en nuevas canciones y, bipolares como siempre son, tuvieron palabras de homenaje y recuerdo tanto para los fallecidos en los atentados de Noruega como para todos los que estos días han paseado sus “chichas y lorzas sin complejos por las playas de Benidorm”. Del dolor a la carcajada, eso que tan bien se les da.

    Antes había sido turno de los suecos Mando Diao, quienes se presentaron ante la audiencia con un escenario con grandes cortinas rojas y una decena de lámparas, pretendiendo crear cierto ambiente íntimo. De hecho, pasaron buena parte de su concierto una marchita por debajo de lo que en ellos es habitual, en un carrusel de picos y valles entre lo que sería un acústico y su rabia rockera habitual. Todo ello con una elegancia fuera de toda duda.

    Sonaron ‘God Knows’, ‘The Band’, ‘Song for Aberdeen’ (dedicada a Amy Winehouse), ‘Mr Moon’, ‘Long Before Rock n’ Roll’ o ‘Gloria’, siempre con esa mezcla de pop británico sesentero y rock garajero del norte de Europa. De los Beatles a The Jam y a Iggy Pop con una facilidad pasmosa. Como broche final, también un recuerdo para las víctimas de Noruega, una versión de los Zombies (‘Leave Me Be’) y su megahit ‘Dance With Somebody’, coreado y bailado intensamente por el satisfecho gentío.

    En esta última jornada del festival también actuaron Sexy Sadie, Maga, Cosmonauta (joven banda madrileña que se está recorriendo todos los locales de la capital y que poco a poco va sumando seguidores a su pop de intensidad melódica) o Franc3s. En el segundo escenario L.A. desgranaron las canciones de su ‘Heavenly Hell’ ante numeroso público y adelantaron algunas nuevas, mientras que Standstill arrasó a los presentes con un sonido demente de una potencia inusitadamente salvaje. Doloroso incluso, enfermizo. Maravilloso por tanto.

    Todavía quedaba tiempo para los conciertos de Klaxons, Shout Out Louds, Dorian, los divertidísimos Tiki Phantoms (con su bajista bajando del escenario para encabezar una conga), Guadalupe Plata, Atom Rhumba, Cápsula o Steve Aoki, por citar algunos. Pero a esas horas, ya bien entrada la madrugada, el público abandonaba progresivamente el recinto, y eran cada vez menos los que tenían fuelle para llegar hasta el punto y final de KGB Djs. Aunque hubo, hubo muchos que lo lograron, mientras la música inundaba medio Benidorm desde la Ciudad Deportiva Guillermo Amor.

    Ciudad Deportiva que resultó ser un recinto bastante cómodo para montar un festival, y en el que no se vivieron las habituales penurias de otros eventos de este tipo, como aglomeraciones y nubes de polvo. Más de treinta horas de música aglutinada en tres días y con Fangoria, Lori Meyers, Mika, Vetusta Morla, Love of Lesbian y Mando Diao como grandes triunfadores.